La implantología dental es una rama de la odontología que se centra en la colocación de implantes dentales para reemplazar dientes que se han perdido o por algún motivo faltan en nuestra boca.

Un implante dental es un dispositivo de titanio que se inserta quirúrgicamente en el hueso de la mandíbula o el maxilar y actúa como una raíz artificial sobre la cual se puede colocar una prótesis dental, como una corona, un puente o una dentadura completa.

Es una práctica habitual que solemos llevar a cabo en Clínica Dental Gil siempre y cuando lo requieran nuestros pacientes. Hoy te explicamos más acerca de este tratamiento, usos y beneficios para mantener una óptima salud dental.

Descubre más información sobre la implantología dental

 

Los implantes dentales se utilizan en una variedad de situaciones. Por ejemplo:

  1. Reemplazo de dientes individuales: cuando una persona ha perdido uno o más dientes debido a caries, enfermedad periodontal o lesiones, los implantes dentales pueden ser una opción para restaurar la función y la estética dental.
  2. Soporte para puentes dentales: los implantes dentales pueden servir como soporte para un puente dental cuando faltan varios dientes adyacentes. Esto evita la necesidad de tallar los dientes naturales circundantes, como se haría con un puente convencional.
  3. Estabilización de dentaduras completas: en pacientes que han perdido todos sus dientes, los implantes dentales pueden usarse para fijar de manera segura una dentadura completa, proporcionando una solución más estable y cómoda en comparación con las dentaduras removibles convencionales.

Los beneficios de la implantología dental incluyen:

  1. Mejora de la función masticatoria: los implantes dentales ofrecen una base sólida para la colocación de prótesis dentales, lo que permite a los pacientes masticar y hablar con mayor comodidad y eficacia.
  2. Conservación del hueso: después de perder un diente, el hueso de la mandíbula o el maxilar puede comenzar a reabsorberse con el tiempo. Este tipo de tratamiento ayuda a preservar la estructura ósea al proporcionar un estímulo similar al de una raíz dental natural.
  3. Mejora de la estética dental: los implantes dentales están diseñados para verse y sentirse como dientes naturales, lo que mejora la apariencia estética de la sonrisa y la autoconfianza del paciente.
  4. Durabilidad y longevidad: los implantes dentales bien cuidados pueden durar muchos años e incluso toda la vida, lo que los convierte en una opción de tratamiento dental a largo plazo.

En resumen, la implantología dental es una solución versátil y eficaz para reemplazar dientes perdidos o faltantes, que ofrece una serie de beneficios en términos de función, estética y salud oral a largo plazo.

Si quieres que llevemos a cabo una revisión de tu boca para valorar su estado, no lo dudes, ponte en contacto con nosotros y te daremos cita para que puedas visitar nuestra clínica dental. Nuestros profesionales revisarán el estado de tu boca y te indicarán cómo se encuentra.